Sufragismo y feminismo: la lucha por los derechos de la mujer 1789-1945 


La mujer en las sociedades preindustriales

Los orígenes del feminismo 1789-1870

La revolución francesa

El primer feminismo británico

Los inicios del feminismo en EE.UU.

El feminismo social en España

El sufragismo
 1870-1945

El auge del sufragismo norteamericano

La radicalización del sufragismo: el caso británico

La oposición al sufragismo

Feminismo y movimiento obrero

El feminismo en España  y en la Europa mediterránea

Biografías

Cronología

Enlaces


 

3.3. LA OPOSICIÓN AL SUFRAGISMO

Desde nuestra perspectiva actual y teniendo en cuenta los principios ilustrados y liberales en que se basaba la reivindicación de la igualdad de voto, parece extraña la enorme oposición a la que tuvo que hacer frente la reivindicación sufragista.
No sabemos lo que queremos, pero lo conseguiremos

¿Cómo se explica la resistencia que durante largas décadas se enfrento al derecho de sufragio femenino?

Los argumento basados en la discriminación por género fueron los que prevalecieron. Deshacer las tradicionales barreras entre lo público, terreno masculino, y lo privado, terreno femenino, autorizando el acceso de las mujeres al espacio público era considerado como un peligro para el orden social establecido y para el reparto de roles por género.
Durante la votación, la Sra. Jones recuerda que ha dejado el pastel en el horno

Estudiantes de medicina del hospital de Middlesex (Londres) protestan en 1861 ante la posible presencia de una mujer estudiante, Elisabeth Garett Anderson

“Nosotros, los estudiantes abajo firmantes, consideramos que los resultados de la mezcla de sexos en la misma clase pueden ser bastante desagradables.
Es muy probable que los profesores se sienta cohibidos ante la presencia de mujeres, y no puedan referirse a ciertos hechos necesarios de forma explícita y clara.
La presencia de mujeres jóvenes como espectadores de la sala de operaciones es una ofensa a nuestros instintos y sentimientos naturales, y está destinada a destruir esos sentimientos de respeto y admiración que todo hombre en su sano juicio siente hacia el otro sexo. Esos sentimientos son un signo de la civilización y del refinamiento”

Muchos hombres, y bastantes  mujeres, estaban convencidos de que cuestionar abiertamente el prototipo femenino de “ángel” y “reina” del hogar, abriría incertidumbres respecto al futuro de la institución familiar y de su capacidad como reproductora del sistema social. De hecho, fue la percepción del sufragismo como una amenaza a la familia lo que impidió su aceptación social.
Abajo los hombres, arriba las mujeres
El caso británico es el mejor ejemplo de movilización anti-sufragista, no sólo entre los hombres sino también entre las mujeres.
En noviembre de 1908, se fundó en Londres la Liga Nacional de Mujeres Anti-Sufragio (Women's National Anti-Suffrage League). Su primera presidenta fue la popular novelista, Mary Ward.
Los líderes de la Liga Anti-Sufragio insistían en que la gran mayoría de las mujeres británicas no estaban interesadas en conseguir el derecho de voto y advertían contra el peligro de que un pequeño grupo de mujeres organizadas forzaran al gobierno a cambiar el sistema electoral.
Un buen ejemplo de la mentalidad de estas mujeres lo podemos ver en las manifestaciones de Lady Musgrave, presidente de la sección de East Grinstead de la Liga Anti-Sufragio, en un mitin en 1911, recogidas en un periódico:
 

"(...) afirmó estar completamente en contra de la extensión del derecho de voto a las mujeres, ya que pensaba no sólo no traería ningún bien a su sexo, sino que, por el contrario, haría mucho mal. Citando las palabras de Lady Jersey afirmó: "No pongáis sobre nosotras esta carga adicional". Las mujeres, en su opinión, no eran iguales a los hombres ni en resistencia ni en energía nerviosa, incluso, en su conjunto, tampoco en inteligencia".

Puesto anti-sufragista
Sin embargo, la realidad económica y política de la Primera Guerra Mundial y de su consiguiente posguerra, obligó a que la sociedad incorporara al escenario público a madres y esposas. Su concurso fue decisivo en el esfuerzo económico durante la guerra. La consecución del derecho de voto fue un reconocimiento colectivo a los méritos acumulados.

ACTIVIDADES

1. Resume los argumentos contra la concesión del derecho de voto a las mujeres. ¿Cuál fue el principal?
2. ¿Por qué se negaban los estudiantes de Middlesex a tener compañeras en su clase?
3. Comenta las opiniones de Lady Musgrave sobre el derecho a voto de su propio sexo

 

  

  La mujer en las sociedades preindustriales / Los orígenes del feminismo 1789-1870
La revolución francesa / El primer feminismo británico / Los inicios del feminismo en EE.UU.
El feminismo social en España / El sufragismo  1870-1945 / El auge del sufragismo norteamericano
La radicalización del sufragismo: el caso británico / La oposición al sufragismo 
Feminismo y movimiento obrero / El feminismo en España  y en la Europa mediterránea
Biografías / Cronología / Enlaces 
Inicio

Autor: Juan Carlos Ocaña Aybar

I.E.S. Parque de Lisboa

Alcorcón (Madrid)