Artículo  

Colaborar en

Proyecto Clío 2.0 »

Red Iris

 

HISTORIA DE LA CARICATURA

J. Enrique Pelez Malagn

La caricatura ha sido desde el comienzo de la historia un tipo de representacin exagerada de unos personajes o de unos hechos con el fin de poder trasmitir un mensaje, una idea, la mayora de veces sarcstica sobre una cuestin determinada.

Es por este motivo que desde siempre, el hombre recurri a realizar una serie de trazos bien expresivos, bien simblicos, pero tremendamente simples con los que trasmitir ideas por medio de las imgenes y as llegar a un mayor nmero posible de espectadores a los que convencer de tales ideas.

La caricatura es un tema ms interesante de lo que a primera vista pueda parecer. Ya Azorn escriba en 1913 a propsito del humorismo: El captulo de eutrapelia, del divertimento espiritual es sumamente importante en la historia del desenvolvimiento humano; haciendo la historia de la irona y del humor, tendramos hecha la sensibilidad humana y consiguientemente la del progreso, la de la civilizacin. La marcha de un pueblo est en la marcha de sus humoristas.[1] Baudelaire por su parte opinaba: Sin duda alguna, una historia general de la caricatura en sus relaciones con todos los hechos polticos y religiosos, graves o frvolos, relativos al espritu nacional o a la moda, y que han agitado a la humanidad, resultara una obra gloriosa e importante.[2] Por su parte Gombrich pona de manifiesto la trascendencia de la labor del dibujante cmico: El dibujante por desdeable que sea su calidad artstica, tienen ms probabilidades de impresionar en una campaa de odio que el orador de masas y el periodista.[3] Su inters radica, no ya slo en la calidad de las obras (quienes siguen los vaivenes estilsticos del momento) sino en la enorme cantidad de informacin que estas humildes obras pueden proporcionarnos pudiendo asistir y revivir todos los acontecimientos, desde los ms triviales a los ms importantes y adems podemos hacernos una idea perfectamente clara de la forma de pensar de aquellos individuos en aquellos momentos. Por todo ello el humor grfico nos proporcionaba informacin en tres aspectos importantsimos: el cultural, el estilstico y el sociopoltico.

Los primeros ejemplos que encontramos son los del antiguo Egipto. Todos los autores que se han encargado de estudiar el tema, coinciden en remontar sus orgenes hasta las culturas Mesopotmicas, Precolombinas, egipcias...;[4] as Gaya Nuo seala por lo que se refiere a Egipto[5] que en diferentes papiros como el del British Museum, el de el Museo f1 Arqueolgico del Cairo o el Museo de Egiptologa de Turn (todos pertenecientes a la XX dinasta), aparecen representados varios animales como el asno, el len, el cocodrilo o el mono, tocando instrumentos dentro de un lujoso ambiente, o incluso una escena en la que una rata sentada en un trono recibe como ofrenda una flor de loto por parte de un gato, escena que es contemplada por otras ratas que portan atributos reales.[6]

Otro de los periodos en donde ms florecer la caricatura del Antiguo Egipto, es en el de la XVIII dinasta, fundamentalmente en el periodo Amarniense, momentos en los que tras la reforma de Amenofis IV (Akenaton) se produce una fuerte crtica a toda su poltica de cambios, en este sentido son famosos los "graffiti" encontrados en las antiguas murallas de Tebas representando de manera muchas veces soez a Nefertiti y Akenaton.

Pasando a otra cultura la poca griega es rica en representaciones caricaturescas, cuya evolucin va respondiendo a los diversos conceptos que sobre el tema de lo "cmico" aparecen en su filosofa, as desde un punto de vista terico esta ciencia se preocupaba por indagar la esencia y el valor moral de lo cmico analizando su aspecto esttico, ejemplo de toda esta preocupacin lo encontramos en Platn quien no contempla nada bueno en la hilaridad,[7] o de Aristteles quien la considera de escaso inters, motivo por el cual no se le ataca directamente, ms bien se la elude,[8] sin embargo una generacin posterior con Teofrasto (discpulo de ste ltimo) se empieza a ver ya lo cmico como algo positivo;[9] y de esta forma es cuando la literatura y el Arte nos empezarn a mostrar los ms claros y ricos ejemplos de caricaturas. De entre los cuales y a modo de ilustracin se podran citar los siguientes:f2

a)     Cermica griega del siglo V a.c. que se conserva en el museo de Florencia, y representa a la figura de Eneas con Aquiles y Ascanio, todos ellos con cabezas de animales.

b)    nfora Pntica del Museo de Munich representando una parodia del Juicio de Pars

c)     Kylix tico del Museo del Vaticano del siglo V a.c. en la que se f3representa a Esopo aprendiendo de una zorra, muy en la lnea de la stira aristofanesca "Las Nubes".

d)    Por otro lado existen un buen nmero de figurillas ridculas de poca helenstica que nos recuerdan ms a las mscaras y a los tipos de la farsa griega y de la comedia nueva.

e)     Cermicas ticas del siglo V a.c. en donde se dibujan los aspectos ms embarazosos de la vida fisiolgica del individuo.

f)      Diversas parodias de la Iliada o de escenas dionisiacas representadas en la cermica en donde lo cmico encuentra un terreno abonado.

En todos estos ejemplos como se puede apreciar, encontramos su fuente recurrente o bien en los poemas homricos o bien en el teatro, sobre todo del de gnero popular del siglo IV a.c.; siendo realmente escasas cualquier otro tipo de representaciones, a no ser, claro est, de las exageraciones y deformaciones que con carcter intencionado se introducen en la pintura o en la escultura de un personaje. De esta forma encontramos en Grecia el nacimiento de las dos fuentes principales de la caricatura que se darn a lo largo de toda la historia, esto es:

1)     Escenas que conducen a la hilaridad por su tema, tal y como aparece en la literatura (por su contenido)

2)     Escenas que conducen a la hilaridad por su representacin grotesca y deforme (por su forma)

Por lo que se refiere a los artistas-caricaturistas del momento, pocas son las noticias que tenemos, tan slo alguna referencia ms o menos explcita, citada por algunos escritores as Aristteles cita a un tal Poson, calificndolo de "pintor malvolo", al igual que Aristfanes quien se refiere a l en estos trminos: "... No volvers a ser el juguete del infame Poson..."[10] o Luciano en su obra El Elogio de Demstenes, quien tambin lo menciona. En cuanto a otros artistas, Champfleury [11] cita segn recoge Plinio, a Pirlicus, Clates, Bupalus, Ctsicolo, Atenis, Clesides, Antfilo y Galatn. Todos ellos pintores de cermica y por lo tanto alejados del "Arte Oficial", teniendo de esta forma una mayor libertad para mostrar su ingenio. Caracterstica esta ltima inherente al caricaturista de todos los tiempos.

En Roma el bagaje filosfico sobre lo cmico no ser tan extenso como en el caso de Grecia, pero s importante, de esta forma es interesante sealar las opiniones reflejadas por Dionisio de Prusa, reivindicando el valor moral de la risa y de la stira de costumbres; Plutarco, estableciendo en la risa una funcin tica y transformando la esttica de lo cmico en rgido moralismo; Plinio, teorizando sobre lo cmico;[12] Fabio, siguiendo y completando el discurso anterior;[13] y Cicern, recogiendo en esencia todo lo anteriormente apuntado, entre otros.[14]

Por lo que respecta a las obras caricaturescas del momento, se podran sealar varias, las cuales se podran agrupar del siguiente modo:

1-     Pinturas cermicas

2-     Estatuillas grotescas

3-     Frescos

4-     Los Graffiti

4.1.- En Roma y otras partes del imperio

4.2.- En Pompeya y Herculano

f4Dentro del primer grupo encontraramos diversos tipos de jarrones etruscos que se hacen eco de esta temtica cmica respondiendo fundamentalmente a personajes ridculos en cuanto a forma. En el segundo grupo existiran una serie de representaciones escultricas grotescas, tal es el caso de la estatuilla deforme de Caracalla que se conserva en el museo de Avignon, otras seran del tipo "Maccus" (antecesor del polichinela) y otras finalmente de carcter pornogrfico con sentido caricaturesco (Como las estatuillas del Dios Prapo).

Dentro del tercer grupo destacaran los frescos de Grannano (cerca de Herculano) sobre monos, de los que Champfleury escribi que:

                         "...Es probable que el autor de esta obra se propusiese en ella representar en figuras de monos a determinados sujetos con sus propios gestos y maneras, poniendo en ridculo costumbres de su tiempo que hoy no conocemos ..."[15]

Por lo que hace referencia al cuarto grupo, tendramos en primer lugar los graffiti encontrados en las antiguas murallas de Roma en donde la crtica al poder por parte de las diversas facciones hostiles del momento es el recurrente general.

Pero donde ms restos se han encontrado han sido en las ruinas de Pompeya y Herculano, tanto es as, que incluso, dado el material existente, podramos establecer varios subgrupos diferentes, no obstante y por no alargar de manera excesiva este artculo, slo haremos referencia a la temtica original que se est gestando: la caricatura de Religin, bien sea sta contra paganos o contra cristianos, que se nutre de unos ricos y valiosos ejemplos que nos acercan a comprender el sentir religioso popular de estos momentos: por un lado los graffiti cristianos que atacan satirizando el culto a los dioses paganos, stas estn en la lnea de algunos vasos cermicos que se han encontrado, muchos de ellos realizados por el cristiano Annio Serapiodoro; en el lado opuesto encontramos unos graffiti bastante curiosos de carcter annimo que representan la ridiculizacin del culto cristiano, un ejemplo de todo esto lo encontraramos en el sarcstico "Juicio de Salomn" (Pompeya) y sobretodo el f5"Asno Crucificado" del siglo III d.c. descubierto por Garucci en la Domus Gelotiana, que lleva inscrita la frase en griego "Alexamenos adora a Dios", tipo de imagen que debi de ser ms o menos frecuente a tenor de los ejemplos encontrados, hasta tal punto que Tertuliano se hace eco de esta calumnia para criticarla .[16]

Otro de los puntos al que tendramos que hacer referencia, es el relacionado con los artistas-caricaturistas de los que nada o muy poco conocemos, tan slo citar los nombrados por Plinio,[17] de esta forma podemos citar a Ludio, de quien se dice que cultivaba el gnero de las "Comica Tabella" que eran unas tablillas en donde se dibujaban las escenas cmicas de una representacin teatral para colgarlas en las puertas de los teatros y as servir de reclamo para los posibles espectadores. Otros artistas citados por Plinio sern Pereico y Ctesiloco.

Si en los casos anteriores de Grecia y de Roma, hablbamos de un aparato terico-filosfico que tena en consideracin lo cmico, a partir de lo cual "naca" una produccin caricaturesca de mayor o menor fortuna; llegados al medioevo este aparato desaparecer, ningn filsofo o telogo del momento har referencia a l. No obstante y tal vez supliendo a este corpus inexistente, tenemos los bestiarios y fisilogos medievales, en donde, y segn la creencia del momento los animales haban sido creados para servicio del Hombre, a fin de que su estudio y la contemplacin de sus costumbres fuesen para el Hombre reglas de vida o motivo de escarmiento y correccin segn las propiedades del animal que se mostraba como ejemplo, de tal forma que era permitido por la Iglesia el uso de animales para exonerar al pblico. Este es el motivo por el que a pesar de las limitaciones tcnicas del mazonero caricaturista medieval, se abriese ante l un gran abanico de posibilidades imaginativas.

Ser en esta lnea en la que estudiemos los ejemplos satricos que aparecen representados en los capiteles, vidrieras o cdices miniados; en donde determinados temas como el diablo, la danza macabra, el infierno, el Juicio Final, los vicios del Hombre, sus pecados... etc. se convierten en claras fuentes de inspiracin para sus obras como por ejemplo:

a)       La Iglesia de San Quirce en Burgos de desenfadadsima iconografa.

b)      Las silleras del coro de las catedrales de Plasencia y Zamora, realizadas por el maestro Rodrigo Alemn.

c)      El enfrentamiento entre Felipe el Hermoso y Bonifacio VIII de la catedral de Sems realizado por Pedro Cugnieres

d)      Los capiteles de la catedral de Chartres en donde aparecen las escenas de un cerdo bailando y un asno tocando la guitarra

e)       El libro de la Horas del duque de Berry

f)        La mitologa de Renard que le sirve para ridiculizar parte de la liturgia cristiana, sirva como ejemplo las figuras del zorro o del asno que predican desde un plpito mientras son escuchados por unos rebaos de ovejas o grupos de gallinas

f6g)      Las ilustraciones de Ulrich Richental sobre el concilio de Constanza en 1414

h)      La procesin de las ratas del claustro de la catedral de Tarragona del siglo XII

i)         Escultura de un fraile con cabeza de zorro en la iglesia de Nantwich del siglo XII.

 

Entre otros muchos ejemplos que se dan en todo el Arte Medieval.

Por lo que respecta al Renacimiento, la evolucin de la caricatura durante este periodo viene marcada por la aparicin de la imprenta, lo que supuso alcanzar dos logros fundamentales para este gnero: por un lado la posibilidad de abaratar costes, con lo que de esta forma la caricatura se hace ms asequible, ms popular. Por otro lado, la imprenta es la forma de obtener una mayor rapidez y mayor alcance en la difusin de las obras.

Intentando dibujar un marco terico en el que se desarrolla el gnero, tal y como se ha venido haciendo, hemos de hacer referencia a los escritos de Leonardo Da Vinci, cuando recoge en su Tratado de pintura en donde se hacen varias referencias a la caricatura, tales como:

"...lo necesario que puede llegar a veces ser el copiar los rasgos completos, aunque stos sean deformes e incluso exagerarlos, con el fin de poder oponer mejor lo bello a lo feo, a fin de que el contraste resulte, por uno y por otro lado, un aumento del poder emotivo...".[18]

Nos encontramos de esta forma no ante una necesidad de resaltar lo feo como vicio, tal y como ocurra en la Edad Media, sino de la utilizacin de lo feo con una funcionalidad esttica, esto es, de crear un contraposto para resaltar lo bello.

f7En cuanto a los caricaturistas-artistas del momento, tendramos que sealar al mismo Leonardo Da Vinci con sus series de bocetos-retratos cargados de un naturalismo exagerado y a Miguel ngel; en el norte de Europa pintores de la talla de El Bosco o de Durero, Holbein el Joven o Brueghel el Viejo...etc. Aunque el ms destacado como caricaturista sea Carracci, quien har hincapi en el tema de lo grotesco.

En definitiva se podra sealar como es a partir del Renacimiento cuando, a resultas de los trabajos de los anteriores artistas, surge la caricatura como tal, de una manera estricta atendiendo a la acepcin etimolgica de la palabra, nacida del trmino "Ritratti Carichi" (retratos sobrecargados).

Llegados ya al siglo XVII, a nivel terico empezarn a surgir las primeras definiciones de caricatura y los primeros estudios casi monogrficos sobre el tema, as encontramos los trabajos del Conde Mosini, en el primero de ellos, aparece la definicin del trmino en cuestin como "Perfetta deformit" en contraposicin al concepto Renacentista-Barroco de "Belleza ideal";[19] definicin que se hace an ms precisa en el segundo de sus estudios[20] cuando la describe como:

"Un procedimiento de retrato, nacido de un inters realista, aunque con finalidad  cmico-fantstica"

Otro de los tericos de estos momentos ser Baldinuci quien publicar su obra a finales de siglo, momento en el que gracias a sus aportaciones y a las de los autores anteriores, el Diccionario de la Academia Italiana, en su edicin de 1694 recoger el trmino por primera vez definindolo como:

"Especie de libertinaje de la imaginacin"[21]

f8En cuanto a los artistas-caricaturistas del momento tendramos que sealar a figuras como Tipolo, Jaques Callot, discpulo de Carracci con sus series de "Los Bohemios" y "Los Mendigos"; Stefano Della Bella; Cornelius Dusart, primer cultivador de la stira poltica o Bernini con las caricaturas de los cardenales.

f9En lneas generales podramos decir que estamos ante un periodo relativamente rico en imgenes caricaturescas habida cuenta de la situacin poltica conformada por las guerras de religin en donde todo lo propagandstico ocupar un lugar fundamental.

Durante el siglo XVIII en el terreno filosfico y terico destacar la figura de Francis Grose, primer personaje que intenta codificar una serie de reglas sobre la caricatura. (Rules for Drawing caricatures)[22] No obstante lo ms llamativo de este siglo sern las recopilaciones de caricaturas que se llevan a cabo, en este sentido tenemos que citar por un lado a Arthur Pond, quien en 1743 publicar en Inglaterra una coleccin de caricaturas europeas, y por otro lado a Boyer De Nims, quien recoger para publicar en 1792 toda una coleccin de imgenes satricas francesas aparecidas hasta ese momento.

f10En cuanto a los artistas-caricaturistas, no se pueden dejar pasar por alto figuras como Hogart , gran observador de la vida social, quien estigmatizar la injusticia y el envilecimiento con bromas; Rowlandson y Gillray en Inglaterra (ya a caballo del siglo XIX, siendo famosas sus stiras contra Napolen); Boilly, Debocourt y Grukshank en Francia.

La ilustracin en el siglo XIX viene determinada por la invencin de la litografa en 1796 por Aloys Senefelder, esto supone un giro importante ya que hasta entonces el artista dejaba sus dibujos en manos del grabador de reproducciones lo cual comporta un peligro por el debilitamiento del rasgo que esto supona; ahora el artista trabaja directamente sobre el soporte, controlando por este motivo hasta el ltimo momento todo el proceso de reproduccin. Otra de las consecuencias positivas de esta nueva tcnica est en ntima relacin con la tcnica utilizada por la que se pueden abaratar grandemente los costes y conseguir una mayor y ms rpida tirada de una misma plancha, todo lo cual motiva que los grabados resultantes mediante este procedimiento lleguen con una mayor facilidad a un nmero mayor de personas.

Pero la caracterstica general de este periodo ser la difusin y generalizacin de la prensa, vehculo fundamental para el desarrollo y expansin de este gnero, de tal modo que es en este siglo en donde asistimos a una mutacin del artista-caricaturista al caricaturista-periodista, esto es, a partir de ahora el caricaturista se convierte en un periodista que va a utilizar una serie de medios a su alcance (la imagen por ejemplo) para poder llegar a las masas, masas que en el siglo XIX en su mayora no sabe leer ni escribir, de ah el papel fundamental de este medio que se convertir en el nico capaz de utilizar un lenguaje popular y asequible para todos.

Dada la complejidad y variedad existente entre los diferentes piases europeos, estudiaremos la caricatura por separado, as el primer pas en el que nos adentraremos ser:

*SUIZA: La caricatura en Suiza viene caracterizada por el trabajo de los siguientes artistas: En primer lugar Rodolphe Teopffer, cuya labor se sita a principios de siglo destacando los defectos y vicios tpicamente suizos sin entrar en temas polticos, otro de los caricaturistas ser Adan Teopffer, hijo del anterior que destac por ser un pintor de escenas de costumbres, escenas que llevadas a la exageracin lo convirtieron con el tiempo en un o de los ms grandes caricaturistas suizos, sus obras como El Doctor Festus, Monseur Vieux-Bois (el eterno amante), Monseur Jaleet, Monseur Grefin y Monseur Cryptophone, son viva muestra de esta representacin de tipos genuinamente suizos que pueden englobar a gran parte de sus compatriotas, formalmente utiliza un dibujo prximo al del ingls Steve, bastante profundo en las imgenes centrales contextualizadas en un paisaje bastante anecdtico profusamente decorado de ancdotas.

Otros de los caricaturistas suizos sern Godefroy, cuyas obras se caracterizan por su gran sencillez; Forestier, tambin un gran cartelista con un sentido bastante popular del Arte y Fontanez, caracterizado por las sucesivas representaciones de tipos locales.

*RUSIA: La caricatura en Rusia pasa, por lo que al siglo XIX se refiere por tres etapas fundamentales, la primera de ellas abarca los primeros aos del siglo y se caracteriza en cuanto a tema por una crtica a la situacin real al sistema feudal en el que se vive, a las clases dominantes represoras y supersticiosas, en cuanto a forma, sta estar ntimamente relacionada; con la pintura bizantina de tal modo que cada una de ellas tiene un aire que nos recuerda a los iconos.

Una segunda etapa corresponde aproximadamente a los aos cincuenta del siglo, en este momento nos encontramos ante una caricatura bastante influenciada por los modelos europeos, aunque el dibujo comparativamente es de una peor calidad y cuya tcnica ser el aguafuerte; en el aspecto temtico la stira ahondar ms en lo poltico gracias a la coyuntura del momento en donde tras el desastre de Sebastopol (1855) aparecen nuevos movimientos socio-polticos mucho ms radicales que encuentran en este gnero un cauce para sus ideas y expresiones, estos movimientos conducirn a la reforma burguesa de 1861 que reforzar la aparicin de todo tipo de crticas al sistema teocrtico. Es en estos aos cuando aparecer la revista Iskra predecesora de la Revista de caricaturas del ao 1818 fundada por Veretzianev de muy corta duracin a consecuencias de la frrea censura; en esta revista empiezan a aparecer nombres como N. Yulev, A. Bogdanev, Voikov, Bordelli, Apollon y Danilov entre otros que se constituyen en los primeros humoristas del siglo, unos aos ms tarde surgirn otros como N. Stepenov y A. Levedev considerados como el Daumier y el Gavarni rusos respectivamente.

La tercera y ltima etapa del siglo es la que corresponde con su ltima dcada en la que y tras la frrea censura que se produce dada la situacin prerevolucionaria que vive el pas la caricatura casi desaparece del panorama nacional reducindose a contadsimos panfletos revolucionarios.

*FRANCIA: Si una de las formas de definir caricatura es decir que sta comporta exageracin e intencin cmica, en Francia encontramos el ms claro ejemplo que justifique tal definicin, no en vano la Francia del siglo XIX alcanzar en este gnero tal desarrollo que se convertir en el punto de referencia obligada, por comparacin, con los dems piases europeos.

Este desarrollo se sustenta en la tradicin cmica francesa de pocas anteriores, que ahora, en el siglo XIX, debido al desarrollo de las publicaciones peridicas y a la libertad de prensa alcanza su mximo esplendor.

De esta manera podemos observar diferentes tipologas en la caricatura francesa, de un lado las que nacen de la envidia, la murmuracin y el odio, verdaderas obras satricas; de otro la crtica poltica, fruto de un siglo tan polmico; junto a estas dos tipologas tambin existe una tercera de carcter popular, ms rica y variada y cuya finalidad sera la consecucin de un humor ms suave que haga pensar y provocar una sonrisa en los labios frente a las anteriores que se encaminan, en la mayora de los casos a conseguir la carcajada. f11En definitiva se podra llegar a decir que todas las leyes de la comicidad esbozadas por H. Bergson en 1900 ya eran trabajadas por los caricaturistas franceses de aos anteriores, caricaturistas a los que sera difcil englobarlos por separado en una u otra tipologa dado que en mayor o menor medida todos ellos son partcipes de algn tipo de stas tal y como se puede ver en las obras de: Charles Philipon (1800-1862), Daumier con quien la caricatura Francesa y universal alcanza su mximo esplendor, Cham (Amad de No) (1811-1879), Charles Travies (1804-1854), Gustav Dor (1832-1883), Paul Gavarni (1804-1866), J.L. Forain (1852-1931) heredero y continuador de la obra de Daumier, Henri Monnier (1799-1931), Jean Pigal (1794-1873), f12Eugene Lami (1800-1890), Alfred Gravin (1827-1892), Grandrille (1803-1847), Andr Gosset (Andr Gill) (1840-1885). Quienes realizaron su trabajo en los peridicos franceses bien fuesen de carcter general o especializados en la stira, entre los que destacan: Le Charivari (1832), fundado por Charles Philipon, Le Caricature Provisoide (1838), Le Journal Pour rire (1848), Le rire (1894).

*BLGICA: El caso de Blgica, dada la proximidad geogrfica con Francia, da lugar a que las caractersticas generales de su caricaturas sean similares a la de su vecino pas, tanto es as que muchos de los peridicos o revistas caricaturescas francesas circularn libremente por Blgica, con una salvedad: Mephistopheles de 1831, revista satrica, primera de este gnero en el pas y que se adelantar incluso a Le Charivari de 1833.

*PASES BAJOS: La caricatura Holandesa se sustenta en la tradicin de los caricaturistas de Flandes, muchos de ellos pintores, quienes se dedicaban a copiar de la naturaleza aquello que sta tena de peculiar con fiel realismo. Por tal motivo los caricaturistas del siglo XIX se caracterizarn por su fiel reflejo de la realidad, sus peculiaridades, sus situaciones crticas, - que surgen de la calle, de la plaza, en el mercado, dentro de una familia...- razones y circunstancias por s solas que muchas veces producen comicidad sin tener que recurrir a la exageracin.

Otra de las caractersticas es (a diferencia con la Inglesa, de la que guarda un gran parecido) la ausencia de una leccin moral. En esta lnea James Ensor ser el caricaturista ms sobresaliente, quien sabe recoger y fundir toda la tradicin de Flandes; Sin embargo tambin se ha de citar a Felicien Rops, quien apartndose de sta lnea (y siguiendo una influencia Francesa) se convierte en el admirador y por lo tanto continuador de la obra de Gavarni y de H. Daumier.

*ALEMANIA: La caricatura en Alemania surge en el siglo XIX con Chodowiecki, quien sienta las bases de la caricatura burlesca y fantstica que se desarrollar en todo el siglo que estamos estudiando.

Los caricaturistas ms representativos de estos momentos sern: Adolf Oberlnder y Wilhelm Busch, seguramente ste sea el ms sobresaliente de todos ellos, quien se caracteriza por la representacin en sus personajes marcados por una gran humildad que hace frente a la perversidad del destino y por un cierto sentido moral y aleccionador en su obra, algo por otra parte comn en la caricatura alemana pero que en Busch viene ms sealada; Guillermo Kaulbach, Lffer, Pablo Komewka, Johann Gottfried, Cartel-Biaze, Richter, Reinhardt, Haranger, Meggendeffer... Quienes trabajan en revistas como: Fligende Blatter (1844), Kladderadatsch (1848), Simplicissimus (1896), Piepmeier (1849), Wesper (1862), Muenchener (1848), Dorfharhier (1848)...

*AUSTRIA: En este pas debido a su proximidad con Alemania, la caricatura ser similar, cuando no idntica debido a que en Austria circulaban los mismos peridicos que en Alemania, siendo los nicos autctonos (aunque si bien denotan una gran influencia francesa) Kikeriki (1861) y Wiener Charivari.

*INGLATERRA: Durante los siglos XVII y XVIII la caricatura inglesa tiene prcticamente todas las caractersticas Holandesas debido a los muchos contactos, sobre todo comerciales que existen entre los dos pases, ambas caricaturas durante estos siglos mantienen un contenido moral, bastante ms acusado en el lado ingls, que ir dando paso conforme nos adentramos en el siglo XIX a un contenido poltico y es en estas fechas y por este motivo por el que ambas caricaturas comenzarn a distanciarse habida cuenta de que las vicisitudes polticas sern diferentes en cada uno de estos pases.

Entre los caricaturista ms destacados de este siglo cabe destacar a: Gillary, cuya obra arranca en el siglo XVIII y se caracteriza por su alto contenido moral, Rowlandson, tambin nacido en el siglo anterior, ambos sentarn las bases del desarrollo posterior de la caricatura inglesa con continuadores como: John Leech, John Tenniel, H.B. (Richard Doyle), Phiz (Hablat Browne), Randolph Coldecott, Edward Sambourne, Harry Furniss, Phil May, Francis Gould, Ape (Carlo Pellegrini), Spy (Leslie Ward), Max (Max Beerbohn),... Todos ellos bastante identificados con una moral burguesa. Todos trabajarn en las revistas satricas ms caractersticas del momento se pueden citar: Comic Black-stone (1846), Comic History of England (1847), Comic History of Rome (1852), Vanity Fair (1868), Punch (1841), The Source, The Meteor, The Humorist...

*ITALIA: La caricatura de este siglo arranca de la tradicional farsa italiana por un lado y de otro de la tradicin caricaturista del pas representada por Leonardo Da Vinci, Carraci, Callot... a quienes nos hemos referido anteriormente. Con este panorama es de extraar la poca importancia que este gnero tendr en el siglo que estamos estudiando (en comparacin con otros pases como Francia). No obstante aparecen en el panorama figuras como Bartolomeo Pinelli, Steffano della Belle quien se caracteriza por ser uno de los primeros que en la caricatura del siglo XIX recurre a la animalstica a la cual dota de expresiones humanas.

Por lo que respecta a las revistas satricas hay que sealar a Lausino y El Mule, la primera de ellas anticlerical y la segunda rplica catlica a la anterior.

Para terminar este apartado apuntar el auge que la caricatura cobra a finales de siglo, con motivo de la Revolucin Francesa, convirtindose as este gnero burlesco en verdaderos panfletos que con muy pocos medios pueden llegar rpidamente a las masas para comunicar una serie de mensajes revolucionarios y no slo en la misma Francia sino atravesando las fronteras con el afn de expandir la revolucin, de tal modo que los pases vecinos han de aumentar la censura y el control de todas las publicaciones llegadas de Francia.

Por ltimo nos referiremos brevemente al caso espaol.

La bibliografa espaola sobre este tema es francamente escasa, tan slo existen a este respecto una serie de catlogos, que si bien son tiles como instrumento al investigador, no aportan nada nuevo en la interpretacin histrica.[23] Si nos detenemos en la bibliografa extranjera, la situacin empeora an ms si cabe: el tema es eludido hasta en los grandes diccionarios enciclopdicos, como si la caricatura en Espaa no existiese, la nica salvedad en este panorama es Goya a quien cualquier tipo de investigacin lo sita como el comienzo de la caricatura contempornea en Espaa, introduciendo de este modo en sus "caprichos" y "Disparates" un tipo de humorismo trgico que caracterizar la ilustracin caricaturesca espaola. En esta lnea se sitan las palabras de Bodelaire cuando comenta:

"Goya cauchemar plein de choses inconnues de foetus qu on fait au milieu des sobbats, de veilles au miroir et d enfants toutes nues, pour tenter les dmons ajustant bien leurs bos." [24]

Apodando as la idea de que cada pas tiene su propio humor, y el de Espaa viene dado por la obra de Goya, siendo por tanto su caricatura (como la de sus seguidores del siglo XIX) una acentuacin de la pintura de carcter ya apuntada anteriormente por pintores como Zurbarn o El Greco. Tesis de la que ms adelante nos haremos eco en las conclusiones para analizarla y comentarla.

Por lo que se refiere a la prensa ilustrada espaola del siglo XIX, sta comienza en las "Hojas sueltas" que como crtica a la invasin napolenica circulaban por Espaa entre los aos 1808 y 1812, baste recordar ttulos como: El Arlequn de Europa, La salida del rey ambulante y su legin devota, Napolen trabajando para la regeneracin de Espaa, Napolen y Godoy, Fiesta de toros en Espaa o Matador corso en peligro. Todas ellas ampliamente estudiadas en la obra de Gmez Imaz.[25]

p14Estos grabados eran annimos y generalmente impresos mediante el procedimiento en madera y de tema altamente satricos contra Napolen.

Posteriormente, hacia mediados de siglo las caricaturas empiezan a aparecer firmadas, pudindose de este modo completar un panorama artstico espaol de este modo aparecen nombres como los de Alenza, Cilla, Sancha, Sileno, Tovar, Montagud, Marn, Pons, Junoy, Grau, Aragay, Marco, Francisco Ortego, Apeles Mestres, Y Rodrguez Castelao entre otros.

f15Todos ellos realizan su labor artstica en la prensa Espaola del siglo XIX en revistas como El Fisgn (Madrid), El Momo (Madrid), El Cascabel (Madrid), El Duende (Madrid), El Jorobado (Madrid), Madrid Cmico (Madrid),Valencia Cmica (Valencia), Andaluca Alegre ,(Granada) La Guindilla (Madrid), El Ltigo (Madrid), El Avisador (Madrid), Geden (Madrid), Madeja Poltica (Barcelona), El Tiburn (Barcelona), El Nunci (Barcelona), La Bamba (Barcelona), Cu-Cut (Barcelona), L esquella (Barcelona), El Reflejo (Barcelona) entre otras muchas.

Caricaturistas y revistas, muchas de ellas en espera de un estudio, que conforme un gran corpus pendiente de un trabajo de sntesis que saque a la luz este amplio panorama artstico. Del mismo modo terminar sealando cmo esta serie de revistas referidas anteriormente se circunscriben a determinadas reas geogrficas desconocindose la existencia de prensa ilustrada en otras regiones espaolas, desconocimiento que obedece ms a una falta de estudios que a una realidad determinada.

 

__________________________

[1] Azorn, Clsicos y modernos, Renacimiento, Madrid, 1913, p.51.

[2] Baudelaire, Charles, Pequeos poemas en prosa. Crtica de arte, Espasa Calpe, col. Austral, Madrid, 1968, p. 83.

[3] Gombrich, Ernst, Meditaciones sobre un caballo de juguete, Seis Barral, Barcelona, 1968, p.177.

[4] Si bien todos los autores que han tratado el tema e la caricatura han sealado este hecho, desde los que de forma marginal lo han aludido (repertorios generales de Historia del Arte o repertorios enciclopdicos por ejemplo)hasta los que lo han estudiado en profundidad mediante monografas, sealaremos a estos ltimos a modo de ejemplo:

- Champfleury, Historie de la caricature antique, Pars, Dentu, 1865.

- Champfleury, Historie de la caricature a mogen- ge, Pars, s.e., 1871.

- Lynch, B., A History of the caricature London, Oxford, 1929.

- Wright, T. History of the caricature, London, Virtre brother and Company, 1875

Entre otros.

[5] Gaya Nuo; "La caricatura", en Enciclopedia Rialp, Madrid t.3. p. 560

[6] Descripcin hecha por el egiptlogo Dr. Lepsius y recogida en Picn, Jacinto Octavio, Historia de la caricatura, Madrid, Universal, 1928. p.37

[7] En cuya obra La Repblica podemos encontrar las frases siguientes de clara condena a la risa como elemento de perturbacin del alma:

"...No hay necesidad de amar la risa,

en efecto, el que se abandona a una fuerte

risa, ello provoca tambin un fuerte

desbaratamiento del alma..."

(Platn, De Repblica, 380e.)

O tambien:

"...La risa conduce a la vergenza y a la vulgaridad..."

(Platn, De Repblica, 388e.)

[8] De esta forma en su Potica, la risa y por lo tanto lo cmico que la produce, adoptan una funcin de catarsis:

"...Lo cmico es indoloro e inocuo

y no vulgar y repugnante..."

(Aristteles, Potica, 1449a.)

[9] En su obra Sobre lo cmico se puede llegar a leer:

"...Lo cmico y la pintura de carcter es

algo popular que representa la vida cotidiana..."

( Teofrasto, Sobre lo cmico, 159b.)

En este sentido en la segunda parte de su tratado sobre poltica divide en tres las artes de la imaginacin: a) La exageracin de lo bueno (Polignoto), b) La fidelidad (Dionisio) y c) La exageracin de lo malo (Pozn). Estas partes corresponderan a: El ideal, la realidad y la caricatura.

[10] Aristfanes; Los Arcanios, 341b

[11] Champfleury, Historie de la caricature, op.cit. t. 1 p.321

[12] Quien cita adems a Antfilo como "inventor" de la palabra "Gryllus" (marrano en griego) aplicable por extensin a todas las composiciones exageradas y extravagantes.

[13] Fabio, Institut, lib.VI.

[14] "...Tales imgenes son risibles porque generalmente suscitan, con la deformidad fsica que pones de manifiesto, la idea de otro objeto an ms deforme..."

(Cicern, De Oratore. Lib. XI.)

(Y tambin en De Oratore Lib. II, 236. exaltar la risa como algo natural.)

[15] Champfleury, Historie de la caricature ,op. Cit. t.1, p. 420.(Citado por Gamonal op.cit.)

[16] Tertuliano, I ad Nat. Lib. XIV.

[17] Champfleury, Historie de la caricature op. cit. T. 1, p. 425.

[18] Leonardo Da Vinci, Tratado de pintura, cap. Sobre las proporciones, 360.

[19] Mosini, Diverse figure, Bolonia 1646, p. IV

[20] Mosini, Cris du Bolognia, Bolonia, 1647, p. III.

[21] Diccionario de la Real Academia de la Lengua Italiana, ed. 1694, voz: Caricatura.

[22] Grose, Francis, Rules for drawing caricatures, London, 1791. Existe una edicin francesa, Pars, 1802.

[23] Vase al respecto: El catlogo de la Exposicin Artstica de 1908, Madrid, La exposicin, 1909.; y los catlogos correspondientes a las diversas exposiciones de los salones de Humoristas celebrados en Barcelona durante las primeras dcadas del siglo XX y dirigidos por Jos Francs.

[24] Bodelaire, Charles, "Quelque caricaturistes tranger" en L artiste del 26 de Septiembre de 1858, p.4.

[25] Gmez Imaz, M., "Los peridicos durante la Guerra de la Independencia (1808-1814)" Madrid, Revista de Archivos Bibliotecas y Museos, ao: 1910.